Innovando con mentes en forma de T

by gab on Agosto 25, 2013

Para generar innovaciones, hoy en día, es necesario salirse de los silos. Abandonar el campo de los ingenieros, de los diseñadores, de los antropólogos, etc., para ir a un lugar diferente. Es imposible llegar a ese lugar, quedando dentro de cada especialidad. O sea, si cada especialista es incapaz de dar un paso hacia otra especialidad, sin comunicarse e intercambiar conocimientos e ideas con alguien diferente, es imposible innovar.  Sí, se puede tener pequeñas innovaciones desde el universo técnico, pero difícilmente serán lo que necesitan los usuarios. Sí, se puede tener un buen diseño, pero difícilmente funcione correctamente sin capacidades técnicas. Sí, se puede saber qué necesitan los usuarios, pero ¿cómo hacerlo sin poder comunicarse con técnicos o diseñadores? Entonces: ¿Cómo combatir el problema de que los ingenieros y los diseñadores no se comunican?

Eligiendo ingenieros y diseñadores diferentes. Esa es la respuesta de IDEO, al problema, al menos.

Sí, estoy simplificando, pero la base es real y es la siguiente: Para tener grupos que sean innovadores, necesitan tenerse grupos diversos. La diversidad implica que sean perfiles diferentes. Pero tener perfiles diferentes es tener diversidad que puede o puede no ser efectiva. Para ser efectiva, la diversidad requiere de comunicación. Y la comunicación sólo se puede obtener cuando un perfil de especialidad cuenta con elementos que le permiten ver otras perspectivas y para eso se requieren ingenieros, diseñadores, antropólogos, sociólogos, comunicadores, con mentes diferentes, especiales.

A esas mentes especiales, en IDEO, las llaman T-Shaped Minds. Tom Kelley los define así:

We are talking about someone who has an area of deep interest or expertise, which is the vertical part of the T, but then he is multi-disciplinary in that he has knowledge of or empathy for other disciplines.
There are people like the purist engineer who can’t talk to humans, you know, or the purist designer who thinks that if it’s beautiful, nothing else matters. Right? Those people are really impaired in their ability to change the world because they don’t play well with others. They don’t connect well in teams. And pretty much everything worth doing at this point in the business world is tied to teams.
Tom Kelley en entrevista con Tom Peters por el libro Ten Faces of Innovation. http://www.tompeters.com/cool_friends/008297.php

Esas personas no son animales míticos. Existen.
Entonces, el trabajo en equipo pasa a ser también una responsabilidad de los gerentes de área y de las áreas de Recursos Humanos, en quiénes ellos eligen:

Elijan un gran técnico, sí, un especialista. Pero si quien tienen adelante es un gran técnico que no puede comunicarse con humanos que le son inferiores, entonces no lo elijan. Por genio que sea.

Los buenos equipos le ganan siempre al genio solitario.

Parece de perogrullo, pero las empresas 99% de las veces tratan de quedarse con el mejor técnico, sin fijarse siquiera en las capacidades que este tiene a nivel humano o interdisciplinarias. Así pierden oportunidades las empresas y sufren los equipos.